LEYENDAS URBANAS. "LA CHICA DE LA CAZADORA"

 

Fotos "Recreación de los hechos"

Es una de las historias de fantasmas mas conocidas e inquietantes que
existen, usted tal vez la habrá escuchado, casi seguro al menos en
alguna de sus múltiples variantes. Nos situamos en Talavera de la Reina,
Toledo. El protagonista fue un hombre joven que se dirigía aquel sábado
noche a la discoteca "Androides". Lo hizo en moto. Llovía llovía mucho,
así que decidió buscar un callejón para poner a buen resguardo su moto
y dirigirse desde allí a la discoteca. Su aventura comenzó justo en ese
momento, cuando colocaba el candado a su vehículo. Mientras lo hacia
adivino que a unos metros de el se encontraba una joven, al parecer la
tormenta la había cogido de improviso. Vestía ropa ligera, una blusa y
una falda. Estaba mojada de arriba abajo. Todo su cabello estaba
calado, el maquillaje se le había extendido por la cara. La muchacha
temblaba. Parecía pedir un poco de compasión, algo de abrigo, una
forma de cubrirse ante el persistente aguacero y un pañuelo para
limpiarse. Lógicamente el muchacho acudió en auxilio de ella. Con lo que
llevaba encima le seco el rostro y con su cazadora de cuero le cubrió el
cuerpo para queella entrara en calor.

La muchacha de rostro pálido pareció recuperarse. El le ofreció
acompañarla a su casa. Pero la chica le dijo que no era necesario, que
ella también acudía a la discoteca "Androides". Que lo mejor es que los
dos tomaran algo. Y así lo hicieron durante horas, hasta las cinco de la
madrugada. Intimaron pero sin llegar a nada mas. Ya casi amaneciendo
el la condujo en su moto hasta la casa donde vivía la chica. Allí le dejo
hasta que minutos después cayo en la cuenta que ella se había llevado
su cazadora. Casi era mejor que podía ocurrir, así tenia excusa para
volver al día siguiente y ver a la chica. Al fin y al cabo ya sabia donde
vivía. Pero fue en ese momento donde comenzó la pesadilla.

Ya de día a primera hora de la tarde llamo al timbre de la casa donde
había dejado a la chica el día anterior. Una mujer le abrió la puerta.
Imagino que era su madre y efectivamente así era. Lo que ya no se
imaginaba es que le dijera que su hija había muerto unos años atrás en
un accidente de moto. Le pareció una broma. Creo haber sido victima de
un robo. En vista de la insistencia del joven la madre le indico en que
tumba del cementerio estaba enterrada ella. Le dijo además que sobre la
lapida había una foto de la chica. Nervioso acudió hasta allí.

Tras caminar por el camposanto el joven llego a la tumba. No podía creer
lo que estaba viendo. En la fotografía que aparecía justo al nombre de la
persona que estaba allí enterrada adivino enseguida el rostro de la joven
que había conocido la noche anterior. Era ella. Pero aquello no era lo mas
sorprendente. Y es que sobre la lapida había algo.
Se trataba de una cazadora. La cazadora que la chica se había llevado
por error y con la que el protagonista había protegido de la lluvia
aquella fantasmal presencia.

Esta historia tan extendida no es cierta. Aunque son miles las personas que
la han escuchado se trata de una leyenda. Las versiones son múltiples.
No siempre coincide el lugar y la discoteca, pero si la historia y la moraleja.
Es como si el fantasma hubiera querido avisarle del peligro que suponía ir
en moto. En realidad se trata de una modificación de la vieja leyenda de la
chica de la curva que tantas veces se ha oído. Esa historia según la cual un
conductor recoge en auto-stop a una muchacha solitaria en la carretera.
Tras hacerlo advierte al conductor del peligro de la siguiente curva.
Al parecer ella había fallecido ahí mismo en un accidente. Justo después de
decirlo, el dueño del vehículo se dio cuenta de que la chica había
desaparecido del asiento de atrás en donde se habría situado.