Población: Provincia de Granada.
Ubicación: Sierra de La Alfaguara.
Tipo de Actividad: Lugar encantado, Apariciones fantasmagóricas,
Psicofonías, Sombras, Siluetas, Cambios de Temperatura, Leyenda,
Luminarias, Orbes, Fenómenos Extraños.
HOSPITAL DE BERTHA
AÑO 2008

Mediados de 2008, en algún lugar en los alrededores de Granada.
durante el transcurso de esa nueva aventura que sería la exploración
y, claro, porqué no, obtención de psicofonías u otras pruebas aún mas
interesantes en el antiguo sanatorio de Bertha con animo y entusiasmo
pues en cada salida que hace uno siempre tiene la misma ilusión que si
fuera la primera: nunca sabe uno que se encontrara, que voces
captara, que imágenes se plasmaran en su cámara fotográfica, en fin.
De camino al sanatorio pude observar la belleza de la Sierra de
Alfaguara desde el asiento de mi coche: vegetación abundante a cada
lado de la angosta carretera que serpenteaba por las lomas de aquel
magnífico paisaje. Una arboleda a derecha e izquierda moteada por
arbustos bajos que hacían la delicia de los excursionistas que hubieran
decidido viajar por esos parajes. Una vez llegados al vallado exterior
nos tocó dejar el coche, pues la valla estaba cerrada con llave,
y transportar el equipo a cuestas. El tramo final, un largo trecho de
camino flanqueado a cada lado por extensos pinares, nos resultó un
poco largo pues cargar con mochilas y aparatos no lo hacía para nada
llevadero. El equipo entero se alegró ver los dos grandes pinos que
marcan el final del trayecto pues pues eso quería decir que la hora
de la acción realmente empezaba allí.
Un poco de historia: Bertha Wilhelmi, nacida en Alemania en 1858
y afincada en España desde 1870 hasta su muerte en 1934 inauguró
un sanatorio de tuberculosos que llevaría su nombre en 1923 tras la
muerte de su hermano por esa enfermedad. En 1924 organizó un
preventorio para niños con características de una escuela al aire libre.
Los fondos para este proyecto salieron de su propio bolsillo y tras de
su muerte, sumida aún en un velo de misterio, el sanatorio fue
clausurado por falta de ingresos. Si bien decía que su muerte está
envuelta en un halo de misterios pues se dice que encontraron su
cadáver ahorcado en su habitación tal vez por ser incapaz de asumir
la muerte de su hija; aunque la realidad parece ser diferente y es que
en la primavera de 1931 un derrame cerebral la imposibilitó física
y mentalmente, muriendo el 29 de julio de 1934.
Teniendo ya unas bases con que movernos por el terreno dispusimos
nuestros aparatos a funcionar y empezamos con la investigación.
Una primera observación del lugar nos llevó a la conclusión de que
el edificio había sido abandonado a la dejadez: por doquier había
derrumbes y partes del techo caídas. Escombros por el suelo y
paredes derruidas dificultaban el movimiento por el interior de la
casa. Aún así se podía vislumbrar su pasado esplendor e imaginar
como debía haber sido aquel magnífico lugar para sus moradores y
empleados: paredes construidas con ladrillos macizos, grandes
ventanales que miraban al exterior, acogedores dormitorios, la
cocina antaño vez se hizo comida para todas las personas que allí
intentaban recuperarse y, por la parte de atrás del patio, un gran
sótano. Si ya lidiábamos con las dificultades de movimientos la tarde
se puso aún peor pues se alzó viento y la lluvia empezó a arremeter
contra cualquiera que no estuviera a cubierto, pero aún así aún
estuviere uno resguardado dentro de la casa la combinación de aire
y lluvia hizo bajar la temperatura en todo el lugar y el frío se
apoderaba del pobre incauto que fuere con poco abrigo. Aún así
nuestros ánimos no decayeron y nos dispusimos a realizar unas
cuántas grabaciones psicofónicas con resultados realmente
interesantes: tras el análisis posterior.
Analizar e identificar lo que serían voces de niños o incluso
las enfermeras que habrían morado el lugar casi ochenta años atrás.
Pero las psicofonías no fueron lo únicos fenómenos que nos
acompañaron pues algunos, según dijeron, se sintieron observados
durante toda su estancia y más interesante aún si cabe sufrimos el
apagón tecnológico: los móviles perdían toda señal y se quedaban sin
batería. Dificultad de movimiento condiciones meteorológicas adversas,
un apagón tecnológico, parece como si el edificio, o los que aún habitan
en él, no quisiera más extraños y obtener al final su eterno descanso,
pero tras los buenos resultados obtenidos hay en mi mente una futura
visita para ahondar aún más en la historia de éste enigmático lugar
y sacar nuevas e interesantes conclusiones.
Ver Video