EL CEMENTERIO 1ª PARTE
ENERO de 2007

En el mes de enero de 2007 decidí hacer unas pruebas de psicofonías
en un cementerio de un pueblo de la provincia de Sevilla por lo tanto con
el correspondiente permiso del Sr alcalde y la policía local me traslade
a ese lugar con los correspondientes aparatos para efectuar dicha prueba
de grabación, acompañado por los agentes del orden al llegar al cementerio
la policía local abrió la puerta y a continuación nos pusimos a colocar los
aparatos. Horario de dicha prueba de 12 a 1 horas de la noche
aproximadamente. Puse sensores de movimiento en las esquinas sellando
un espacio determinado, también puse varias velas encendidas y varillas
de incienso, un sensor de movimiento con cámara digital con disparador
automático mediante el sensor, una grabadora con micro y varias cosas
como una botella de agua y una manta plegada cerca de la pared pero
en el suelo. Al poner un sensor en una esquina a una altura estimada del
suelo este no funcionaba… cosa rara pues tenía pilas nuevas y lo había
comprobado antes y funcionaba bien. Bueno decido quitarlo para guardarlo
y poner otro y al desplazarlo de sitio sale pitando...

¿Qué raro...?

Hago la misma operación lo pongo en la esquina no funciona, lo desplazo
unos dos metros aproximadamente sale funcionando es decir seguramente
hay un campo de energía en ese espacio que altera el funcionamiento
del sensor que lo mismo lo vuelve loco pitando que lo deja bloqueado
impidiendo el buen funcionamiento los campos de anergia son así.
Después de poner los aparatos a funcionar tanto yo como la policía
nos fuimos del cementerio regresando al cabo de una hora.
Al entrar de nuevo para recoger los aparatos, las alarmas saltaron,
los sensores no dejaban de sonar y la cámara automática había disparado
varias fotos, la policía local me dijo desconecta ese sensor que se calle,
yo le respondí, mira esta desconectado y seguía sonando y tuve que
quitarle las pilas para que dejara de sonar, yo los agentes de la policía
estábamos inquietos pues nos ocurrieron varias sorpresas, entre ellas
la manta que deje plegada en el suelo al lado de la pared estaba
casi abierta y desplazada 60 centímetros aproximadamente pero en las
fotos no salió nada solo la manta abierta y movida de su sitio.
En la cinta de la grabadora se escuchaban golpes, como si algo golpeara
una pared o la madera también se oyen pasos, y caminar pero
arrastrando los pies el crujir de ramas y la madera, tratándose de un
cementerio suelen anidar búhos y lechuzas así como cualquier gato
deambulando por allí. Terminada la prueba se dejo pendiente otro día
para realizar una segunda operación en el mismo lugar para obtener
algún dato que aclare el misterio.