ILDELFONSO GOMEZ GOMEZ:
HISTORIA DE LAS "BODEGAS QUEMAS" DE UBRIQUE

Información obtenida en este enlace   Visitar Pagina

Video   Pueblos de Cádiz (Ubrique)

  Ver Pagina formato. P.D.F

Foto: Ildefonso Gómez Gómez. Ubrique 1892.

Antes de que la fabricación de artículos de piel ocupara casi
totalmente a los ubriqueños, las faenas tradicionales agrícolas
y ganaderas eran las que mantenían a la población al mismo
tiempo que los batanes, los molinos y las tenerías.
Alrededor de Ubrique podíamos encontrar gran cantidad de
pequeñas viñas que proporcionaban vino a toda la población.
La más antigua que hemos podido encontrar es la de
las "Bodegas Quemás", en la Vega. Su fecha de creación
no la conocemos, pero hemos tenido la gran suerte de oír,
de boca de la nieta de uno de los protagonistas,
Margarita Piñero, la historia de su adquisición.

Foto: Blas Piñero y Josefa Gómez, 1924.
Fotografía estudio Joaquín Piña, Ubrique.

Ildefonso Gómez Gómez, ubriqueño, hijo de Josefa Gómez Ortega,
nacido alrededor de 1860, había emigrado a Cuba al enviudar muy
tempranamente. Le acompañaba en el viaje su hijo José, mientras que
en Ubrique quedaba, al cargo de una tía, su hija Josefa Gómez López.
Pasados los años, Ildefonso volvió a Ubrique, en el transatlántico
Magallanes, con una pequeña fortuna, un poco después de que su hija
se hubiera casado con un benaocaceño, Blas Piñero Mateos.
Ildefonso quería comprar una huerta, pero Blas lo convenció de que
era mejor una viña. Así que empezaron la búsqueda y finalmente
decidieron comprar la viña mejor y con más solera de la zona:
las "Bodegas Quemás", finca que se convirtió desde entonces en
el hogar familiar. Entre todos se ocuparon de hacer de la viña una de
las más prósperas de la zona. Intentaron averiguar cuándo y cómo se
habían quemado las bodegas, pero los propietarios, que vivían allí
desde hacía más de cien años, no sabían nada del incendio.
El caso es que cuando hacían el encalijo cada año, siempre
se veían las vigas del techo renegridas.

Foto: Margarita Piñero, 1933.
Vendimia en las "Bodegas Quemás"

En las bodegas quemás se produjeron miles de arrobas de mosto,
vino y vinagre. Blas Piñero se ocupó personalmente de adquirir los
toneles necesarios, de roble, y el lagar cumplió su cometido
año tras año. La vida de Blas y Josefa transcurrió siempre entre
viñas y uvas. Tuvieron tres hijos, Ildefonso, Margarita y
Carmen Piñero Gómez, y sus familias siguen ocupándose de la
finca, en la que se siguió pisando hasta finales de los años sesenta.
Las bisnietas de Ildefonso recuerdan aún cómo ayudaban a su
abuelo Blas a pisar la uva con unas alpargatas de cuerda que él
mismo les fabricaba. Margarita nos cuenta que el cauce del
río Barrida había una fuente enfrente de las bodegas, y que
utilizaban el agua de esa fuente para lavar
los toneles cuando era necesario.

Foto: Josefa Gómez y Blas Piñero.
Feria de Ubrique, años sesenta.

Ya la viña ha casi desaparecido, curiosamente un incendio que
comenzó en un campo vecino arrasó las vides y el lagar fue
recuperado para el Museo de Artes y Costumbres Populares
de Sevilla, pero el nombre de las "Bodegas quemás" sigue
siendo una referencia para todos los ubriqueños.

Mis hermanas y yo. Viña de las "Bodegas Quemás"
con los últimos vendimiadores. Ubrique, 1967

COMENTARIOS

Bueno, no podéis imaginar la alegría que me han dado al ver
esta pagina. Soy bisnieto de Ildelfonso Gómez Gómez,
nieto de Blas Piñero y Pepa Gómez,
e hijo de Margarita Piñero Gómez. Parece mentira poder ver
algunas fotos de donde hemos pasado nuestra infancia, y cientos
de recuerdos inolvidables, como ver a mi gente limpiando las
botas de vino en el rio a mi abuela Pepa Gómez
metiéndose los pollitos el pecho dándoles pimienta para que no
pasaran frio o a mi abuelo Blas yendo con las bestias cargadas
de cantaras por agua a una casilla que había cerca de las bodegas
donde había un pozo. O limpiar las tripas de los cochinos en el rio
cuando se hacia la matanza, y coger peces para que mi abuela los
adobara (que por cierto lo hacia muy bien).
Leyendo esta pagina parece mentira pero parece que oyes el
viento que movía los eucaliptos que tanto me asustaba en el
silencio de la noche, o el olor de la manzanilla (de infusión)
que se cogía alrededor de la viña y como no el momento de la
pisa el momento mas importante del año, donde mi abuelo
le ponía toda su dedicación, cariño y sabiduría.
Un fuerte abrazo para los que habéis podido emocionar con
vuestras letras las personas que leen vuestro block. M. G. P.