AQUELLOS MARAVILLOSOS AÑOS
JUEGOS DE LA INFANCIA

EL JUEGO DE LAS BOLAS.

 

El juego de las bolas era un pasatiempo de aquellos años que
consistía en tirar tu bola hacia la de otro compañero y si esta
golpeaba a la otra ganabas 2 cromos en cambio si la bola se
paraba antes de llegar y la distancia de una bola a otra la cubrías
con la mano ganabas un cromo las bolas eran de metal (acero).

 

Cromos de diferentes tipos y materiales. Hay muchos tipos de
cromos: de papel, de cartón, de plástico. Hay muchas variantes
sobre juegos con cromos: levantarlos golpeándolos con las
manos, con los propios cromos, lanzándolos desde una altura
predeterminada junto a una pared, y ganando aquel que consigue
montar el cromo lanzado sobre alguno de los que hay en el suelo,
haciendo saltar los cromos hasta colocarlos hacia arriba.

Los otros cromos, los de pegar en los albunes, para el que nos
gustaba coleccionar cosas los albunes fueron la moneda de cambio
en muchas de nuestras reuniones infantiles siempre cargados con
los cromos en una mano y el álbum en la otra si salía un chicle
nuevo, venia acompañado de ese álbum que era difícil de acabar
porque el cromo que faltaba no lo tenia nadie. Pero algunos
conseguían completar el álbum entero a veces se ofrecían
asta 5 cromos incluso mas para cambiarlo por el que no tenias.

 

ALBUM DE CROMOS
Actualmente, cualquier chaval tiene dinero para comprarse los cromos,
o directamente se los compran los propios padres. Pero antiguamente
eran pocos los que tenían este privilegio, la mayoría de los niños
conseguían el dinero a través de propinas ayudando en alguna tienda
o haciendo algún recado, y si no, de la perra gorda que le daban sus
padres para el bocadillo, compraban menos cantidad, para poder así
ahorrar parte de este dinero durante la semana y después comprarse
los cromos. El juego de los cromos se puede resumir en la ilusión de
coleccionar las estampas de un álbum al completo. Afortunado era
aquel en el que caía en sus manos los cromos más escasos, los menos
repetidos, los más difíciles de conseguir, y por tanto los que más valor
tenían y más codiciados eran. Eran aquellos que los fabricantes decidían
editar en menor cantidad, por lo que era más difícil hacerte con ellos,
ya que casi siempre todos los niños tenían al final repetidos los mismos
cromos. La colección de cromos llegó a convertirse en una moda,
sobre todo aquellos que estaban relacionados con el fútbol. Cada año,
aproximadamente un mes antes de que comenzara la liga de fútbol
aparecían nuevos cromos, con los jugadores de cada equipo. Se solían
llevar en un taco sujeto por una goma, y preguntabas al resto de niños
si también tenían cromos, si te cambiaban algunos o si se los jugaban.
La única forma para conseguir cromos para completar el álbum era
comprándolos, cambiándolos o apostándolos en los juegos.

VARIOS TIPOS DE CROMOS.

 

 

 

VARIOS TIPOS DE TORES.

 

 

A falta de otros cromos mejores que coleccionar.
Los (torés) eran las tapas o carátulas de las cajas de cerilla que se
guardaban con mucho celo y servían como moneda de cambio
para más de cuatro juegos.