AQUELLOS MARAVILLOSOS AÑOS
JUEGOS DE LA INFANCIA

EL JUEGO DE LA GALLINITA CIEGA.

 

Se trata de un juego clásico que todos hemos jugado alguna vez.
Se juega en un terreno llano y sin obstáculos, para evitar caídas.
Uno se la queda y se le vendará los ojos con un pañuelo.
El resto de jugadores se colocan alrededor del que se la queda,
formando un coro. Una venda para los ojos, que podrá ser un
pañuelo Se sortea entre los jugadores quien "se la queda" para
hacer de gallina ciega. Al que "se la queda" se le vendan los ojos
y después los jugadores le preguntan: "Gallinita ciega, ¿qué se te
ha perdido?" a lo que "el que se la queda" responde:
"Una aguja y un dedal". Entonces el resto de jugadores le responde:
"dá tres vueltecitas y los encontrarás". El que hace de gallinita
ciega dá tres vueltas sobre él mismo mientras el resto
de jugadores cantan: "Una, dos y tres".

Después la gallinita ciega avanza con los brazos extendidos
intentando tocar a alguno de los otros jugadores, y cuando lo ha
hecho, debe adivinar quién es tocándole el pelo, la cabeza, la cara
y las manos. Luego dice el nombre del jugador que cree que es y si
acierta, se cambian los puestos y si no acierta, el resto de jugadores
le gritan que ha fallado, siguiendo el juego hasta que acierta.

Una vez vendado el jugador que hace de gallinita ciega, los demás
se dan la mano y lo encierran formando un coro, mientras cantan la
canción. En un momento dado la gallina ciega grita "¡alto!" y todos se
paran y quedan en silencio. La gallina ciega señala con el dedo en una
dirección y el jugador señalado entra en el coro e intenta no ser tocado
por la gallina ciega. Cuando ésta consigue rozar al jugador que hay
dentro del coro, éste queda quieto y la gallina ciega intenta adivinar
quién es, para lo que podrá tocarle la cara o hacerle preguntas
para reconocer su voz.

Esta variante es la gallina ciega de los siete pasos. La gallina ciega
queda quieta en el centro del terreno de juego y con los ojos vendados.
Los demás se mueven libremente por el terreno y a una voz de la gallina
ciega, todos quedan quietos. Entonces la gallina ciega puede dar hasta
siete pasos en la dirección que quiera. Si en esos siete pasos consigue
tocar a alguien, intentará averiguar quién es.

Otra variante es la gallina ciega con cojín. La gallina ciega lleva un cojín
en la mano y los demás jugadores estarán sentados en sillas y repartidos
por el terreno de juego. El que la lleva avanzará muy despacio hasta que
roza o toca a algún jugador. Entónces la gallina ciega apoya el cojín
sobre las rodillas del jugador sentado en la silla y se sienta sobre él.
A continuación la gallina ciega dice "habla, habla gallinita" y el otro
jugador deberá gritar: "¡kikirikiiiii!", cambiando la voz para que no lo
reconozcan. La gallina ciega podrá dar también otras órdenes,
cambiando el animal "habla, gatito", o "habla, habla perrito",
o bien "habla, habla trompeta", etc.